EL  AZUCAR ¿Por qué consumirlo?

El Azúcar o sacarosa se obtiene de la caña de azúcar (de su tallo) o de la remolacha. Pertenece al grupo de los hidratos de carbono simples, de los disacáridos,  concretamente. Es una sacarosa que se encuentra en grandes cantidades en estas 2 plantas  y en más o menos cantidad en todas las plantas.
Los orígenes del azúcar están en Bengala y en la China meridional, hace 2.500 años. Pero se dió a conocer al mundo gracias a Alejandro Magno que la descubrió en Persia hace unos 500 años.  También por esa época la caña de azúcar era conocida en Egipto, aunque de peor calidad, así como la remolacha. Empezó a utilizarse en Europa a partir del siglo XVII. Entró por el puerto de Venecia, gracias a la Ruta de la Seda; y por España, gracias a los árabes. A través de España e Italia se extendió al resto de Europa.

La principal función del azúcar es proporcionar la energía que nuestro organismo necesita para el funcionamiento de los diferentes órganos, como el cerebro y los músculos.  También es necesaria como fuente de energía para todos los tejidos del organismo. Si ésta desciende, el organismo empieza a sufrir ciertos trastornos: debilidad, temblores, torpeza mental e incluso desmayos (hipoglucemia).

Es un alimento que proporciona energía de rápida asimilación al organismo, permitiendo una recuperación de fuerzas para las personas que desarrollan un gran desgaste físico durante su jornada laboral. Otra de las propiedades del azúcar, es su alto índice de palatabilidad, que lo convierte en ingrediente esencial para consumir determinados alimentos por parte de grupos de población como los niños y los mayores. El placer de comer adquiere especial importancia en la tercera edad, ya que los sentidos del gusto y del olfato declinan, necesitándose una cantidad de azúcar mayor para percibir la misma sensación de dulzor. También podemos destacar su efecto saciante, ya que al absorberse con facilidad produce un aumento rápido de los niveles circulantes de glucosa. La sensación de saciedad llega eficazmente al cerebro, lo que posibilita eliminar comidas entre horas y la sensación de vacío en el estómago.

Asimismo, el azúcar posee un importante efecto antidepresivo, al activar un mecanismo fisiológico que aumenta la concentración de neurotrasmisores cerebrales, que ayudan a superar este estado. Recomendado para:

  • el metabolismo.
  • reduce los niveles de colesterol y/o triglicéridos en sangre.
  • Antioxidante
  • favorece la circulación sanguínea: evita la formación de trombos
  • para el corazón: que incrementa la irrigación sanguínea.
  • Antitrombótica: evita la formación de trombos o coágulos de sangre.
  • Incrementa el efecto hipotensivo de los beta-bloqueantes, sin modificar el ritmo cardiaco.

< Volver al selector de PRODUCTOS